LA PRIMERA APP DE TRADUCCIÓN TIENE YA 2200 AÑOS


Tal vez sea un poco más grande que un Smartphone, y más tosca, y más pesada, vale, pero la Piedra Rosetta podría ser perfectamente el equivalente a la primera APP de traducción de la historia.

Actualmente cuando tenemos alguna duda a la hora de traducir algo de otro idioma, o directamente no tenemos ni idea, acudimos a nuestro smartphone para que alguna aplicación haga el trabajo por nosotros.

Pues si extrapolamos esta situación unos 2200 años atrás, y al Antiguo Egipto, ¿por qué no va a ser la Piedra Rosetta el equivalente al actual Google Tranlate o el iTrasnlate?

La piedra Rosetta es un monolito en forma de lápida de más de un metro de alto y 760 kilos de peso, con una serie de inscripciones en diversas lenguas, que data del año 196 a. c. El que Pierre-François Bouchard descubriera en 1799 la Piedra Rosetta permitió que desde entonces los arqueólogos e historiadores pudieran entender el significado de los jeroglíficos egipcios gracias a que aparece el mismo texto en tres escrituras diferentes, igualito que en las aplicaciones.

En texto de la parte superior de la Piedra aparece en jeroglíficos egipcios (sistema de escritura a partir de símbolos inventado durante la época predinástica de Egipto, es decir, antes de los faraones), la parte media en escritura demótica (idioma egipcio de la última etapa del Antiguo Egipto), y por último, la parte más baja está escrita en griego antiguo.

El conocimiento del la escritura demótica y del griego hizo posible entender los jeroglíficos, simbología hasta entonces indescifrable. Que si lo pensamos bien, no deja de ser el mismo sistema que utiliza una app actual de traducción.